Reportaje: La caza de brujas de la carne roja al descubierto

10 de marzo de 2022

Fecha:10 de marzo de 2022

Secciones de contenido

  • El consumo de carne y el medio ambiente
  • La producción de diferentes carnes produce emisiones muy diferentes
  • Emisiones de la producción de carne en términos de superficie agrícola
  • Producción de carne: el impacto de las emisiones de la importación y la exportación
  • La captura de carbono en el suelo agrícola: la otra cara de la moneda de las emisiones
  • ¿Pero no es peligroso comer carne?
  • El fiasco de Great Gates GBD
  • ¿Está el GBD de Gates herido de muerte?
  • Instantánea del DGB 2019
  • Las inversiones de Gates en tierras y carne falsa
  • El resultado final

Por Rob Verkerk PhD, director ejecutivo y científico

LA LÍNEA DE PUNTO

  • El consumo de carne roja ha sido demonizado por sus supuestos impactos adversos en el medio ambiente y en la salud
  • Descubra por qué no es la carne roja el problema: es el sistema de producción el que tiene la culpa, y por qué el pastoreo regenerativo adaptado a las condiciones locales es la respuesta
  • ¿Sabía usted que, gramo a gramo, la producción de trigo y arroz produce emisiones de gases de efecto invernadero mucho más elevadas que la de cordero, cabra o búfalo? La ganadería industrial de vacuno es un problema se mire como se mire
  • La narrativa dominante nos empuja a preocuparnos por las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no nos dice cómo los suelos agrícolas pueden convertirse fácilmente en sumideros de carbono increíblemente eficaces
  • Una carta que acaba de publicarse hace dos semanas en The Lancet ha puesto de manifiesto las metodologías erróneas utilizadas en el proyecto de la Carga Mundial de la Enfermedad (GBD) financiado por Gates, que sugiere erróneamente que la carne roja es intrínsecamente perjudicial y que cualquier cantidad consumida contribuirá a la enfermedad
  • Un examen más detallado de los datos del GBD 2019 presenta numerosas conclusiones anómalas que demuestran que los datos no valen el dinero de los Gates con el que se financiaron. Consulte y comparta nuestra infografía descargable
  • La mayoría de los hallazgos parecen estar ligados a impulsar agendas que encajan perfectamente con un modelo de negocio con la enfermedad que está muy alimentado por la financiación de la Fundación Gates".

Cualquier consumidor de carne roja entre ustedes será consciente de que cada vez es menos correcto políticamente hacer lo que sus antepasados cazadores-recolectores parecen haber hecho en cuanto a la alimentación para ayudarnos a ver la luz del día. El motor de este cambio de percepción tiene menos que ver con la ética, ya que poco ha cambiado aparte de la creciente adopción de la inhumana cría industrial de animales. Tiene más que ver con el conjunto de pruebas que se acumulan y que apuntan a los daños medioambientales y para la salud asociados al consumo de carne, especialmente de carne roja, y aún más especialmente de carne de vacuno. 

Por supuesto, ya no cazamos con una lanza. La mayor parte de la carne en los países industrializados se produce de forma industrial en granjas industriales. Gran parte de los piensos para estos animales están modificados genéticamente y han sido importados a grandes distancias. Cualquier revisión de la totalidad de las pruebas disponibles sugiere que este tipo de producción de carne es malo para el medio ambiente, ya que contribuye de forma significativa a las emisiones de gases de efecto invernadero. También es éticamente sospechoso, dado que hay formas mucho más amables de criar animales, y la parte en la que muchos se centran ahora es: es mala para la salud.

En este artículo vamos a arrojar algo de luz sobre la situación en la que nos encontramos en cuanto a los aspectos medioambientales y de salud del consumo de carne roja.

El consumo de carne y el medio ambiente

Empecemos por tratar de desglosar algunas de las complejidades. Un estudio que recoge datos de 200 países publicado en Alimentos naturales en septiembre, financiado en parte por el Departamento de Energía de EE.UU., sugirió que los alimentos de origen animal (incluidos los piensos, el transporte, etc.) contribuyeron a la asombrosa cifra de 57% de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI). Los alimentos de origen vegetal, en comparación, contribuyeron sólo a la mitad de esta cantidad (29%).

La historia de "la carne y los lácteos causan el doble de emisiones" de este periódico se hizo mundial. Aquí está en el Reino Unido Independiente, Scientific American y el Tiempos Vegetarianos.

Un clavo en el ataúd para la carne, seguramente.

La producción de diferentes carnes produce emisiones muy diferentes

Cuando se profundiza en el mismo estudio, se observan diferencias asombrosas en las emisiones de dióxido de carbono por gramo de las distintas carnes, y algunas carnes rojas contribuyen menos que algunos alimentos vegetales.

Por ejemplo, el estudio aprobado por la corriente principal que se basa en la producción de arroz y trigo, los dos alimentos básicos más comunes, emite más gases de efecto invernadero que la carne de oveja (a veces también denominada cordero y carnero), así como la de cabra o búfalo (véase la Fig. 1).

Sólo esto significa que decir que la carne, o incluso sólo la carne roja, produce más gases de efecto invernadero que los alimentos vegetales, es un non sequitur. En pocas palabras, es una falsedad o una mentira. Los datos también nos dicen que es irracional meter toda la carne roja en la misma categoría si lo que se pretende es reducir el impacto medioambiental. La carne de vacuno y la de ovino son como las manzanas y las naranjas. Al igual que el arroz y el maíz; de nuevo, ¿por qué meterlos en el mismo saco, a no ser que haya otra agenda?

Figura 1.  Las emisiones globales de GEI de (a) de las 10 mejores plantas y (b) productos alimenticios de origen animal. Fuente: Xu et al, 2021.

Emisiones de la producción de carne en términos de superficie agrícola

Cuando se observan las emisiones por unidad de superficie agrícola, las cosas parecen bastante desastrosas para la producción de carne en zonas como la UE y Oriente Medio (Fig. 2). Pero no lo son en el sur y el sureste de Asia. ¿Qué le dice esto? El problema no es la producción de carne en sí, sino el sistema de producción de alimentos de origen animal, que es un problema en algunas partes del mundo. Y en otras no. Culpe al sistema de producción, no al animal.

Por supuesto, esto tiene mucho que ver con el hecho de que los animales sean criados en sistemas agrícolas industrializados con grano importado, como puede verse (Fig. 2).

Figura 2.  Emisiones globales de GEI de alimentos de origen vegetal y animal de (a) 9 regiones diferentes del mundo (b) por unidad de superficie agrícola y (c) per cápita. Donde NA = América del Norte; SA = América del Sur; UE = Unión Europea; MENA = Oriente Medio y África del Norte; SSA = África Subsahariana; CEI = Comunidad de Estados Independientes; CM = China y Mongolia; SSEA = Asia Meridional y Sudoriental, y; OC = Oceanía y otras regiones de Asia Oriental. Fuente: Xu et al, 2021.

Producción de carne: el impacto de las emisiones de la importación y la exportación

También se observan enormes contribuciones de GEI procedentes de la importación o exportación de piensos para la alimentación animal (Fig. 3). Las cosas se ven especialmente mal para Europa, que tiene pocas tierras de pastoreo, en comparación con Norteamérica, que, comparativamente, sale bastante bien parada (Fig. 3).

Figura 3.  Emisiones de GEI debidas a la importación y exportación de alimentos de origen vegetal y animal en diferentes regiones. Donde NA = América del Norte; SA = América del Sur; UE = Unión Europea; MENA = Oriente Medio y África del Norte; SSA = África Subsahariana; CEI = Comunidad de Estados Independientes; CM = China y Mongolia; SSEA = Asia Meridional y Sudoriental, y; OC = Oceanía y otras regiones de Asia Oriental. Fuente: Xu et al, 2021.

 

Hasta ahora, podemos concluir que colocar las diferentes carnes, incluso las rojas, en la misma categoría, mientras se ignoran las enormes diferencias en los sistemas de producción en diferentes partes del mundo significa que no se puede ver el bosque por los árboles. Eso significa no ser capaz de priorizar los cambios en el sistema de producción o en el uso de la tierra que marcan la mayor diferencia en las emisiones, especialmente cuando debemos reconocer que el consumo de carne está muy fuertemente correlacionado con las mejoras en el nivel de vida. En contra de lo que a menudo se nos hace creer, los estudios basados en la población que utilizan datos de las Naciones Unidas también muestran que el aumento del consumo de carne está correlacionado con la mejora de la esperanza de vida.

Pero la simplificación excesiva y el razonamiento incorrecto que sigue estigmatizando el consumo de carne no terminan ahí. Si sólo se centra en las emisiones e ignora la capacidad de los suelos agrícolas sanos y cargados de materia orgánica para actuar como sumideros de carbono (lo que se denomina secuestro de carbono), se pierde la otra mitad o más de lo que es un panorama muy complejo.

La captura de carbono en el suelo agrícola: la otra cara de la moneda de las emisiones

Los sistemas de pastoreo natural de baja intensidad pueden presentar una respuesta increíblemente importante. El biólogo zimbabuense Allan Savory sostiene desde hace tiempo que el "pastoreo planificado holístico" puede ser una de las mejores formas de convertir las tierras marginales en sistemas de captura de carbono.

Pero el pastoreo regenerativo se ha puesto de moda en todo el mundo, incluso en el Reino Unido, donde se ha demostrado que rinde más porque funciona en armonía con los ciclos naturales.

La plantación de cultivos en las tierras más marginales aptas para el pastoreo, sobre todo si son monocultivos y dependen de elevados aportes de fertilizantes, herbicidas y pesticidas, hace exactamente lo contrario: mata a los microbios del suelo e impide que los suelos desarrollen la rica materia orgánica y los contenidos microbianos que pueden absorber tan eficazmente el carbono de la atmósfera.  

Esto significa que los sistemas de cría de animales de menor intensidad, como los habituales en lugares como el Reino Unido, contribuyen mucho menos a las emisiones -y actúan como sumideros de carbono más eficaces- en comparación con la media mundial.

El Sindicato Nacional de Agricultores (NFU) argumenta que la producción de carne de vacuno del Reino Unido sólo causa 40% de las emisiones en comparación con la media de la producción mundial de carne de vacuno, por lo que no se debería empujar a su declive estigmatizándola. En su lugar, dice Minette Batters, presidenta de la NFU, la agricultura británica puede lograr un nivel neto de emisiones cero para 2040 si se vuelve más eficiente, capturando más carbono en el suelo y en las plantas, y desplazando más emisiones de carbono. Todo ello forma parte del ambicioso, pero aún realista, plan de la NFU para lograr el cero neto. Se propone mejorar la captura de carbono a través de setos más grandes, más árboles, mejorando la materia orgánica del suelo y conservando las reservas de carbono en los pastizales y las praderas.

¿Pero no es peligroso comer carne?

Una vez expuesta la razón por la que la carne roja en sí misma no es necesariamente mala para el medio ambiente si los animales se crían en sistemas de producción sostenibles, es posible que siga pensando que es mejor evitarla por motivos de salud, si no medioambientales.

Aquí es donde la mayoría de los caminos conducen a The Lancet, los estudios sobre la carga mundial de las enfermedades financiados por la Fundación Bill y Melinda Gates, y la Comisión EAT-Lancet que informó de sus conclusiones en enero de 2019. Ya lo ha entendido: es prácticamente un Gates/Lancet asunto.

En la época en que el covid-19 surgió como tema dominante en muchas de nuestras vidas, la opinión mayoritaria era que la carne era bastante peligrosa en todos los sentidos: para el medio ambiente y para la salud. La Comisión EAT-Lancet fue un elemento clave para que la opinión pública adoptara este punto de vista, y publicamos una refutación de 25 páginas a las 47 páginas Lancet-publicó la salida poco después de que se emitiera en enero de 2019 a bombo y platillo. Así que no diremos nada más al respecto, aparte de que el informe de EAT-Lancet era profundamente defectuoso (se dan amplias razones en nuestra refutación).

El fiasco de Great Gates GBD

La opinión de que la carne roja es intrínsecamente perjudicial se perpetuó con las conclusiones de la última actualización (2019) del estudio sobre la carga mundial de la enfermedad financiado por Gates. Entre las conclusiones del estudio se encuentra que el nivel mínimo teórico de exposición al riesgo (TMREL) para la carne roja debería cambiarse de 22,5 gramos al día (establecido en 2010) a 0 gramos al día.

Este dramático cambio implica que la carne roja es intrínsecamente perjudicial, y que cuanto más se coma, mayor será el riesgo de padecer enfermedades que pueden matarle, como las cardiopatías, el cáncer o la diabetes. El problema es que este tipo de dosis-respuesta no está respaldada por una amplia gama de otros datos del mundo real, incluido otro estudio global publicado en septiembre de 2021 que se centra específicamente en la carne procesada y no procesada, concretamente un nuevo análisis de la cohorte global PURE (Prospective Urban Rural Epidemiology). O tal vez quiera echar un vistazo a otro estudio epidemiológico mundial, basado en datos de las Naciones Unidas, que descubrió que la ingesta de carne en 175 países o territorios estaba positivamente correlacionada con una mayor esperanza de vida. 

¿Está el GBD de Gates herido de muerte?

Avancemos rápidamente hasta hace un par de semanas cuando una carta muy condenatoria, publicada -en The Lancet, realizado por seis científicos, puso en tela de juicio las metodologías y las conclusiones del estudio GBD 2019. El equipo de seis personas estaba dirigido por la profesora Alice Stanton, del Real Colegio de Cirujanos de Irlanda.

Stanton et al. echan por tierra la base científica en la que se basó el estudio de la GBD 2019 para afirmar que la tasa de mortalidad atribuible a la carne roja era 36 veces mayor que la encontrada apenas dos años antes, en el informe de la GBD 2017. Un aumento de tal magnitud seguramente no puede deberse a una respuesta biológica, ya sea de los sistemas de producción o de la respuesta de la salud humana a un tipo de alimento concreto.

Los autores del estudio GBD 2019 reconocen los cambios en las métricas y las fuentes de datos, sugiriendo que los datos que tenían para el análisis de 2019 eran de mejor calidad que los de 2017. Todo suena plausible, hasta que se observa la manipulación, una vez más, realizada por cortesía de la financiación de Gates.

Entre las parodias científicas que llevaron a los colaboradores de la GBD 2019, financiada por Gates, a demonizar la carne roja:

  • Sin nada parecido a datos suficientes, pero presumiblemente sin escasez de creencia, los autores asumieron que el consumo de carne roja y la cardiopatía isquémica, el cáncer de mama, el ictus hemorrágico y la apoplejía isquémica habían pasado a estar asociados causalmente.
  • Los colaboradores de la GBD 2019 no pusieron a disposición suficientes datos para evaluar de forma independiente la conclusión de que el riesgo de ictus era mayor para los que consumían sólo cantidades modestas de carne roja al día (50 gramos) en comparación con los que no consumían nada. ¿Por qué no se pusieron a disposición los datos brutos dada la necesidad de transparencia?
  • Stanton y sus colegas critican a los autores de la GBD por burlarse de las directrices de buenas prácticas exigidas por The Lancet y todas las principales revistas médicas y científicas, en particular, para las estimaciones sanitarias globales, las directrices Guidelines for Accurate and Transparent Health Estimates Reporting (GATHER) y las directrices PRISMA (Preferred Reporting Items for Systematic reviews and Meta-Analyses), para las revisiones sistemáticas y los meta-análisis. Este desprecio por las directrices que pretenden garantizar una ciencia de alta calidad debería haber sido suficiente para rechazar el estudio -o, si se descubriera a posteriori- hacer que se retractara el artículo. Lamentablemente, es más probable que veamos a los gobiernos elaborando políticas sobre la base de datos defectuosos, y a Gates continuando con su toma de posesión global de la "carne vegetal/artificial". Le he oído preguntar: ¿cuándo se rechazó por última vez un estudio financiado por Gates? No tenemos conocimiento de ninguno. Parece que cuando uno controla a la gente con su dinero puede salirse con la suya en muchas cosas que otros no pueden.

>>> Para un análisis detallado de dónde se equivocó el GBD 2019 - vea una revelación esclarecedora de la amiga y colega, Zoë Harcombe PhD publicada el 7 de marzo de 2022

Instantánea del DGB 2019

La carta de Alice Stanton a The Lancet nos hizo volver a mirar el estudio de GBD.

Lo que se puede observar en él es toda una gama de incoherencias que sugieren fuertemente que los datos subyacentes o los métodos de análisis son defectuosos. O ambas cosas. Hemos tomado partes clave de la sección que trata de los riesgos y las hemos recopilado en una infografía (Fig. 5).

>>> Haga clic aquí para descargar la infografía como un PDF que se puede compartir e imprimir

Dejaremos que la infografía hable por sí misma, aparte de llamar su atención sobre algunas de las grandes incoherencias que nos recuerdan que no querríamos que las políticas de salud pública -o las decisiones de autocuidado de los individuos- se vieran excesivamente influidas por los estudios de GBD. 

Pongamos algunos ejemplos llamativos:

  • Uno de los mayores riesgos de enfermedades crónicas a nivel mundial parece ser un bajo consumo de leche de vaca. Esto es muy extraño cuando las vacas producen leche para los terneros, no para los humanos. La leche de vaca no es un alimento esencial, y es un alimento al que un gran número de personas muestran intolerancia o alergia. También puede ver, en las dos columnas de la derecha, que el riesgo de enfermedad en los últimos 30 e incluso en los últimos 10 años no ha mejorado mucho, lo que sugiere que todos deberíamos empujar a la gente a beber más leche. ¿Qué? ¿Y sufrir más intolerancia, intestino permeable, problemas digestivos, inmunológicos y otros?
  • Y qué decir de la actividad física. Resulta que -si quiere seguir las recomendaciones de los colaboradores de la GBD- está perdiendo el tiempo siendo activo. Puede que desarrolle un índice de masa corporal elevado (es decir, que se vuelva obeso), pero parece que eso tampoco es un gran factor de riesgo. Entonces, siéntese en el sofá y coja el mando de la televisión: no habrá mucha diferencia en ningún caso. Si luego quiere abrir unas cuantas latas de su "bebida azucarada" favorita, tampoco pasa nada, sólo representa un riesgo relativamente bajo para usted, así que si le hace feliz, adelante.
  • Ahora, por favor, sumérjase en su restaurante de comida rápida más cercano y consiga esas grasas poliinsaturadas, incluso los aceites de semillas altamente procesados (la GBD no distingue la calidad de los alimentos dentro de las principales categorías de alimentos). Pero espere, uno de los mayores riesgos que hay es la escasez de aceites omega-3 procedentes del marisco; sí, puede que esta vez tengan razón, pero ¿qué vamos a hacer con eso cuando no podemos confiar en muchos de los otros datos?
  • Una historia de éxito que se desprende de los datos (todavía en la infografía) parece ser la reducción del colesterol LDL alto, que parece no ser tan peligroso como nos han hecho creer. Pero la tendencia al menos ha ido en la dirección correcta, sin duda debido a las agresivas campañas de los médicos para imponer las estatinas a los mayores de 50 años.
  • Pero bueno, la gente sigue consiguiendo ser más pesada (y presumiblemente más gorda) con el paso del tiempo, como demuestran las tendencias negativas del índice de masa corporal (IMC) en los últimos 30 y 10 años, respectivamente.

Otro de los muchos fracasos de la sanidad pública, pero muy rentable para los que nos venden sus productos.

Cualquier científico racional que analice los resultados del GBD, como Alice Stanton, diría que hay algo que falla en los datos, o en su análisis. ¿Cómo es posible que gran parte de ellos sean incoherentes con los estudios empíricos o de observación en el mundo real, y que apunten en la dirección de beneficiar a algunos de los individuos y corporaciones más poderosos del planeta?

Nos referimos a: los granos de monocultivo cultivados con la ayuda de enormes cantidades del insumo agroquímico número uno del mundo, el glifosato; la carne artificial (a base de células); las bebidas gaseosas o refrescos endulzados con azúcar; los productos lácteos y, por supuesto, las estatinas.     

La ciencia basura apoya la comida basura que proporciona una salud basura. Todo con el dinero de Gates.

Las inversiones de Gates en tierras y carne falsa

  • Gates es el mayor propietario de granjas en los Estados Unidos

  • Gates ha invertido en una alternativa de carne falsa basada en hongos: Nature's Fynd 

  • Gates dice a los países ricos que coman carne sintética (de la que él se beneficia) 

  • La venta de Beyond Meat por parte de Gates demuestra que lo suyo es el dinero y no la misión 

  • Una de las inversiones de Gates en carne cultivada en laboratorio: Memphis Meats 

El resultado final

Sin más preámbulos, permítame concluir lo siguiente:

  • Una gran cantidad de pruebas demuestra que la producción de carne no es intrínsecamente mala para el medio ambiente. Depende de cómo y dónde se críen los animales, y es diferente para los distintos animales criados en diferentes lugares
  • Una gran cantidad de pruebas también demuestran que la carne -incluso la carne roja- no es intrínsecamente perjudicial para la salud. Pero ciertos tipos de carne, producidos a partir de ciertos sistemas de producción, consumidos como parte de ciertos patrones dietéticos (poco saludables) - son claramente malos para la salud
  • No hay pruebas de que demonizar la carne y animar a un número cada vez mayor de personas en el planeta a evitar comer carne o consumir lácteos vaya a resolver los problemas medioambientales o de salud
  • No hay pruebas disponibles de que las tecnologías cárnicas basadas en células u otras tecnologías artificiales sean tan buenas para la salud como las modestas cantidades de carne procedentes de sistemas de pastoreo regenerativo
  • La agricultura intensiva de altos insumos que se basa en monocultivos de plantas es intrínsecamente perjudicial para el medio ambiente, reduce la biodiversidad, daña el suelo, reduce el contenido de materia orgánica y la capacidad de captura de carbono, y produce alimentos de calidad inferior a los cultivados mediante prácticas agrícolas regenerativas
  • Comer alimentos producidos localmente o regionalmente que no impliquen la importación a larga distancia de productos básicos, así como consumir dietas diversas y variadas, parecen ser los patrones dietéticos más saludables para todos (ver más sobre nuestro libro RESET EATING más abajo)
  • Para ayudar a remediar los daños innecesarios al medio ambiente, así como para poder reducir las emisiones innecesarias de gases de efecto invernadero, debemos identificar con mayor eficacia las regiones del mundo en las que los sistemas de producción agrícola altamente intensivos provocarán daños medioambientales y la pérdida de biodiversidad, y qué zonas pueden tolerar mejor una intensificación sostenible. Esto exige alejarse de un enfoque de talla única que conviene a los globalistas.
  • Las recomendaciones agrícolas generales son tan útiles como las de salud pública: ambas tienen un historial espectacular de fracasos.

    Por último, cuando vea esfuerzos globalizados que intentan empujar a la población del planeta en una u otra dirección, siga el dinero. No tardará en averiguar quiénes son los beneficiarios previstos. En el ámbito de la alimentación y la salud -el punto dulce de la ANH- descubrirá que una creciente red de caminos conduce a un solo hombre: Bill Gates.

     

    >>> Para saber más sobre los patrones de alimentación saludables y sostenibles - que ayudan a convertir su comida en una poderosa medicina - compre una copia de pre-publicación de nuestro libro RESET EATING que será lanzado oficialmente a finales de mes. *** Descuento de 25% para los Conquistadores de la ANH utilizando el código - Pathfinder25 - hasta la medianoche GMT del 27 de marzo de 2022 ***

    >>> Volver a la página de inicio

                Orgullosamente afiliado a: Enough Movement Coalition socio de: Consejo Mundial de la Salud

    Únase a nuestro seminario web gratuito

    'El qué, el porqué y el cómo del modelo MRB: La mejor solución de gestión de riesgos para los micronutrientes en los complementos alimenticios'

    Martes 11 de octubre de 2022 a las 15:30 horas CET

    Día(s)

    :

    Hora(s)

    :

    Minuto(s)

    :

    Segundo(s)

    EN CORTO

    Introducción a ANH Europa y al equipo de ANH Europa

    Oradores expertos: 

    Dr. Jaap Hanekamp: Profesor Asociado de Química del University College Roosevelt, Middelburg, Países Bajos

    Dr. Robert Verkerk, PhD: Fundador, director ejecutivo y científico de la Alianza para la Salud Natural Internacional; miembro de la junta directiva de ANH Europa