Artículo de fondo: Explorando los vínculos entre el SARS-CoV-2, las "vacunas" contra los cóvidos, el VIH y la inmunodeficiencia

18 de marzo de 2022

Fecha:18 de marzo de 2022

Secciones de contenido

  • Desenvolviendo el legado de Montagnier
  • Erosión inmunológica por inyecciones de covid-19
  • Motivos del VIH en el SARS-CoV-2
  • Enredando las aguas turbias con Ad5
  • Autoinmunidad por inyecciones de covid-19
  • Cortar por lo sano en las inserciones del VIH
  • Conclusiones
  • Referencias

Por Rob Verkerk PhD, fundador, director ejecutivo y científico, ANH-Intl; copresidente del Comité de Salud y Humanidad, Consejo Mundial de la Salud

TOPLINE

  • Pérez y el premio Nobel Montagnier identificaron 18 secuencias genéticas en el VIH-1 que están presentes en la proteína pico del SARS-CoV-2.
  • Entre ellas se encuentra la gp120 que facilita la adhesión del "pico" del VIH a las células del huésped, además de ayudar al VIH a dirigirse a las células T CD4
  • Las nuevas pruebas demuestran que la exposición crónica a las "vacunas" de covid-19 que se produce a través de la administración de refuerzos regulares puede alterar las células T en general y, más concretamente, suprimir las células T CD4 que son el objetivo de la gp120
  • Esta exposición crónica también puede erosionar la importante inmunidad innata y aumentar el riesgo de que aparezcan nuevas enfermedades autoinmunes. Estas podrían contribuir a lo que se ha descrito como VAIDS (síndrome de inmunodeficiencia adquirida inducido por la vacuna)
  • A pesar de los daños conocidos en los pacientes con VIH/SIDA por un virus del resfriado común modificado genéticamente (adenovirus tipo 5) utilizado como vector en los ensayos del STEP a principios de la década de 2000, algunos fabricantes de vacunas, con la aprobación de la OMS, continúan el desarrollo preclínico o clínico con estos mismos vectores de adenovirus
  • Algunos de los motivos del VIH presentes en el SARS-CoV-2 son muy funcionales para facilitar la adhesión y la fusión en las células diana del huésped, pero faltan en el virus del SARS, genéticamente muy similar
  • Las personas que ya están inmunocomprometidas o que han tenido un historial de cáncer deberían sopesar muy cuidadosamente los riesgos del covid-19 y de las vacunas, así como los beneficios. También deberían considerar las numerosas alternativas antes de limitarse a cumplir con lo que ahora se ha convertido en norma social a pesar de la ausencia común de pruebas de necesidad médica. 

Desenvolviendo el legado de Montagnier

En febrero de 2020, justo un mes después de que se publicara el genoma del SARS-CoV-2, el científico y matemático francés, Jean Claude Pérez, -y colega del recientemente fallecido profesor Luc Montagnier- publicó un artículo titulado "Orígenes y evolución sintéticos del Covid-19 de Wuhan" en el servidor de preimpresión, ResearchGate[1]. El artículo se publicó al mes siguiente en la revista revisada por expertos Revista internacional de investigación.  

Entre los de Pérez in silico Los hallazgos fueron la presencia de fragmentos del genoma de dos variantes de dos retrovirus, el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y el virus de la inmunodeficiencia simiónica (VIS), en el genoma de referencia del SARS-CoV-2 procedente del mercado de marisco de Wuhan. El descubrimiento de la presencia de estos fragmentos genéticos hizo que Pérez fuera uno de los primeros en cuestionar en la literatura científica el supuesto origen natural y zoonótico del genoma del SARS-CoV-2. Su razonamiento fue que era improbable que estos virus se encontraran en una cueva de murciélagos en la remota China o, hasta ahora, en un huésped intermedio no identificado que pudiera haber llegado, vivo o muerto, al mercado de marisco.

Profesor Luc Montagnier, Premio Nobel de Fisiología o Medicina, 2008

Montagnier, como codescubridor del VIH, por el que fue galardonado con el Premio Nobel en 2008, pasó a colaborar con Pérez en otro trabajo, también publicado en el Revista internacional de investigación, en julio de 2020.[2] El análisis presentado dio más detalles sobre los hallazgos iniciales de Pérez. Esto incluía el hecho de que 2,5% de todo el genoma del SARS-CoV-2 "Wuhan" estaba representado por 18 fragmentos de ARN "insertos" de los retrovirus del VIH o del VIS, y que una sección tenía una tasa de densidad de estos insertos tan alta como 73%. Los autores afirmaron que, dado que los fragmentos tenían entre 18 y 30 nucleótidos de longitud, tenían la capacidad de modificar la expresión de los genes en los humanos expuestos al SARS-CoV-2. También propusieron que la presencia de estos insertos era probablemente el resultado de la manipulación humana, potencialmente tanto para la investigación de la ganancia de función para mejorar la penetración celular del virus, pero también para el propósito de "diseño de vacunas".  

Las palabras finales del documento -publicado a los pocos meses de la pandemia- iban dirigidas a los supuestos artífices del SARS-CoV-2 y proporcionaban una sombría advertencia:

Este análisis, realizado in silico, está dedicado a los verdaderos autores del Coronavirus COVID-19. Sólo a ellos les corresponde describir sus propios experimentos y por qué se convirtió en un desastre mundial: 650.000 vidas (el 26 de julio de 2020), más que las que se cobraron las dos bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Nosotros, los supervivientes, debemos sacar lecciones de esta grave alerta para el futuro de la humanidad. Instamos a nuestros colegas científicos y médicos a que respeten las normas éticas expresadas en el juramento de Hipócrates: ¡no hacer daño, nunca y jamás! [2]

Más recientemente, y poco antes del fallecimiento de Montagnier el 8 de febrero de 2022, a la edad de 85 años, la siguiente cita atribuida al premio Nobel circuló ampliamente por Internet:

"Para aquellos que hayan tomado la tercera dosis, vayan a hacerse una prueba de sida. El resultado puede sorprenderles. Entonces demanden a su gobierno". (por ejemplo, [3])

No ha sido posible verificar la autenticidad de la cita, pero, junto con el descubrimiento de una nueva variante del VIH muy virulenta en los Países Bajos a principios de febrero,[4] El escenario estaba preparado para la preocupación del público y de algunos profesionales de la salud sobre los posibles vínculos entre el VIH, las inyecciones de covid-19 y el SARS-CoV-2. 

Erosión inmunológica por inyecciones de covid-19

A esto se sumó la creciente preocupación entre los científicos, como el renombrado vacunólogo belga Geert Vanden Bossche PhD, de que las sucesivas inyecciones de covid-19 puedan comprometer la eficacia del sistema inmunitario, especialmente la inmunidad innata entrenada que se adquiere tras una infección adquirida de forma natural.[5]

El Dr. Vanden Bossche ha propuesto que los niveles elevados de anticuerpos "vacunales" no esterilizantes ("permeables") producidos tras la inyección, suprimen los anticuerpos polirreactivos de gran importancia producidos por subconjuntos especializados de células B (células B-1 y de la zona marginal) asociados al sistema inmunitario innato.[6]

 

Una imagen en el sitio web del Dr. Geert Vanden Bossche, que incluye un mensaje a la OMS

Aunque la inmunidad innata es la primera línea de defensa para todos, son los niños en particular los que más dependen de ella, dada la inmadurez del brazo adaptativo de su sistema inmunitario, siendo este último el principal mecanismo de defensa contra los patógenos respiratorios en los adultos.[7]

La ausencia de cualquier fundamento científico o médico sustantivo para "vacunar" a los niños contra el covid-19 es tratada de forma exhaustiva por Kostoff et al (2021)[8] y Seneff et al (2022)[9]. El objetivo de las inyecciones de covid-19 no es, por supuesto, aumentar el sistema inmunitario innato, sino neutralizar los anticuerpos en el brazo adaptativo del sistema inmunitario (la respuesta inmunitaria humoral). Por lo tanto, cualquier erosión de la inmunidad innata o interrupción de la inmunidad adaptativa mediada por células (a través de las células T) asociada a la exposición regular a las inyecciones de covid-19 debe considerarse un daño colateral.

Aunque están empezando a surgir pruebas mecánicas, clínicas e incluso epidemiológicas de estas alteraciones del sistema inmunitario, es posible que pasen años antes de que se comprenda y reconozca ampliamente la importancia de los efectos de esta erosión o alteración en diferentes grupos de población con distintos estados de salud.

Otra pieza emergente del rompecabezas que conecta la posible erosión inmunológica con el VIH es la posibilidad de desarrollo del "síndrome de inmunodeficiencia adquirida por la vacuna" o VAIDS (por ejemplo, las referencias [10] y [11]). Se han hecho intentos por parte de los "verificadores de hechos" y de los principales medios de comunicación para desacreditar tales afirmaciones (por ejemplo, referencias [12] y [13]) pero estas impugnaciones a la existencia del VAIDS son científicamente huecas y parecen tener una motivación política o económica.

Con la creciente frecuencia de exposición de las personas a las inyecciones de covid-19 que erosionan la inmunidad innata y alteran las respuestas inmunitarias mediadas por células (células T), es muy probable que asistamos a un aumento del VAIDS. Es posible que pase más tiempo antes de que las autoridades sanitarias y los fabricantes de vacunas que han presionado para lograr tasas increíblemente altas de cobertura vacunal en muchos países industrializados estén dispuestos a reconocer que las inyecciones son la causa.

Los dos brazos interconectados del sistema inmunitario (Fuente: Getty) 

Motivos del VIH en el SARS-CoV-2

Ha habido esfuerzos concertados por parte de los "fact checkers", entre ellos Associated Press[14] y Reuters[15], para denunciar cualquier posible relación entre las llamadas "vacunas" covid-19 y el VIH o el SIDA. Full Fact, por ejemplo, declaró el 4 de febrero de 2022 que "Como las vacunas Covid-19 no contienen el VIH, no pueden causar el SIDA."[16]

Como ocurre a menudo: el diablo está en los detalles. Los "verificadores de hechos" son, en efecto, literalmente correctos dado que, como demostraron Pérez y Montagnier[2], todo el genoma del VIH (o el del VIS) está ausente del SARS-CoV-2. Pero 18 inserciones están claramente presentes y era una suposición razonable de Pérez y Montagnier afirmar que era poco probable que esto surgiera por casualidad.

En abril de 2020, el matemático y consultor informático Philippe Lacoude PhD, escribiendo en el Científico europeo, escribió lo que parece a primera vista una refutación asesina de las conclusiones de Pérez y Montagnier[17]. Lacoude había leído el periódico y había oído a Montagnier hablar de él en el CNews canal[18]. Por lo tanto, sabía que sólo eran fragmentos de ARN, y no todo el genoma del VIH, lo que se afirmaba que estaba presente en las proteínas de superficie de ambos virus; el genoma completo del SARS-CoV-2 de referencia se daba en referencia[19].

Lacoude lleva al lector de la mano y muestra cómo él tiene razón y su compatriota y premio Nobel, que sabe un par de cosas sobre genomas virales, está equivocado. Explica que sería difícil comprobarlo manualmente dado el tamaño de los dos genomas, por lo que sugiere automatizar el proceso utilizando el subprograma MegaBLAST de la herramienta de búsqueda de alineación local básica (BLAST) desarrollada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH)[20]que busca secuencias comunes en diferentes genomas. La conclusión es que el programa no detecta los 18 fragmentos del VIH-1 encontrados por Pérez y Montagnier, incluida la gp120 (a la que me referiré más adelante).

Es hora de mencionar una importante premisa científica: La falta de pruebas, o la incapacidad de encontrar pruebas, de un fenómeno concreto, no significa que el fenómeno no exista.

Enredando las aguas turbias con Ad5

Otro vínculo entre el VIH y las inyecciones de Covid-19 es el hecho de que dos "vacunas" ya en uso clínico (CanSino Biologics y Sputnik), así como varias en fase de desarrollo preclínico, incluida una que se administra por vía oral, utilizan el controvertido vector de adenovirus tipo 5 (Ad5) de Merck, modificado genéticamente[21]. Este virus del resfriado común GE transporta el gen de la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 al organismo.

Cuatro científicos que participaron en el fatídico ensayo STEP, que pretendía ser una prueba de concepto para una vacuna contra el VIH en la década de 2000, lanzaron una nota de precaución sobre el uso de Ad5 en las "vacunas" contra el covid-19[22]. El ensayo se basó en el Ad5 para vectorizar el gen de la proteína de superficie del VIH y acabó aumentando el riesgo de infección por VIH entre los hombres vacunados en comparación con los no vacunados[23]. La advertencia de los científicos se debe a que sus experiencias con los ensayos del STEP significan que hay una base científica razonable para preocuparse de que las "vacunas" de covid-19 que dependen del Ad5 puedan exacerbar el sida entre las personas ya infectadas por el VIH.

El Dr. Anthony Fauci, que dirige el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) en los NIH desde 1984, se pronunció públicamente en 2014 recomendando que no se siguiera utilizando el Ad5 en las vacunas contra el VIH[24]. Sin embargo, se utilizan hoy en día en las "vacunas" de covid-19 (buscar ClinicalTrials.gov), aunque a veces con otras alteraciones genéticas destinadas a silenciar parcialmente sus efectos en el organismo.  

Fauci figura como inventor de 2 patentes asignadas al Departamento de Salud y Servicios Humanos para vacunas contra el VIH que se basan en evitar que la Gp120 se una al receptor de la integrina alfa4. Estas se muestran en la referencia [25] y la referencia [26].

Autoinmunidad por inyecciones de covid-19

Al considerar la susceptibilidad de los individuos a virus como el VIH o el SARS-CoV-2, y la posibilidad de que las inyecciones de covid-19 -especialmente si se administran a intervalos frecuentes (por ejemplo, cada 6 meses)- comprometan la inmunidad, debe tenerse en cuenta el riesgo de autoinmunidad.  

La autoinmunidad provocada por las inyecciones de covid-19 con vectores adenovirales fue el primer fenómeno autoinmune adverso reconocido que se observó tras el lanzamiento masivo de las inyecciones de covi-19 en 2020. Afortunadamente, se considera en general poco frecuente, dado que puede ser letal.

Una estimación de Canadá sugiere que para la inyección de AstraZeneca, la incidencia puede ser, por término medio, de 1 caso por cada 26.500 (unos 4 casos por cada 100.000)[27], con una mortalidad entre los afectados que se ha estimado en 17% en Australia[28]. La incidencia también aumenta en las personas más jóvenes[29].

En muchos países industrializados, las inyecciones de ARNm se están administrando más comúnmente como refuerzos y a personas más jóvenes, dados los conocidos efectos agudos (síndrome de Guillain-Barré) y crónicos (trombocitopenia inmune inducida por la vacuna [VITT], trombosis del seno venoso cerebral)[30] riesgos de autoinmunidad de las inyecciones vectoriales adenovirales.

Desgraciadamente, ahora están apareciendo pruebas de que las "vacunas" de ARNm inducen la autoinmunidad. Esto se ha demostrado claramente en el caso de la hepatitis autoinmune de nueva aparición, con la sugerencia de que las inyecciones pueden desencadenar cascadas inflamatorias y linfocitos autoreactivos en individuos susceptibles[31].

Además, a medida que avanza el tiempo desde que se iniciaron los programas de inyección masiva, va surgiendo un número creciente de informes sobre fenómenos autoinmunes de nueva aparición que se inician a menudo días después de la inyección, como enfermedades hepáticas autoinmunes, síndrome de Guillain-Barré, nefropatía por IgA, artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico[32].

Por lo tanto, las inyecciones de Covid-19 deben considerarse no sólo como intervenciones médicas que aportan un beneficio potencial, a menudo exagerado, en términos de protección contra el riesgo de enfermedades graves, sino que también presentan un potencial desencadenante de afecciones autoinmunes imprevisibles, a largo plazo, que cambian la vida o incluso son letales.

Cortar por lo sano en las inserciones del VIH

Un principio científico innegable es que cuanto más pequeño sea el fragmento de un determinado genoma identificado, más ampliamente se encontrará ese fragmento en el genoma de otras especies animales, vegetales o microbianas.

Seamos ahora más específicos. Se ha calculado que se comparten 87% de la secuencia de la envoltura de la glicoproteína del VIH-1 y de la proteína de pico del SARS-CoV-2. El VIH-1 es un lentivirus, mientras que el SARS-CoV-2 es un beta-coronavirus, por lo que no están estrechamente relacionados a pesar de que ambos son virus de ARN[33]. Se podría argumentar que estas similitudes son el resultado de que las proteínas realizan casi el mismo trabajo: estar cubiertas de glicanos (carbohidratos) derivados del huésped que sirven como base de la "reactividad cruzada mediada por glucopéptidos de los anticuerpos",[34] ayudando a cada partícula vírica a fusionarse con su respectivo huésped, facilitando la entrada de su preciosa carga de ARN para que la replicación vírica pueda comenzar en serio. Ambos virus han evolucionado para hacer esto bien - de ahí los profundos impactos que cada uno ha tenido en las poblaciones humanas.

En el corazón del genoma del VIH-1 se encuentra una larga proteína llamada gp160 (gp es la abreviatura de glicoproteína). Esta proteína es fundamental para el proceso de fusión. Cuando la proteína de la envoltura gp160 se fusiona con la superficie de la célula huésped, se escinde en dos piezas distintas, que son la gp120 y la gp41 respectivamente. A continuación, tres gp120 y gp41 se combinan en un "trímero" de "heterodímeros" para formar la espiga de la envoltura que se localiza, se adhiere y se fusiona con la célula huésped. En el caso del VIH-1, la adhesión se produce a través de los receptores CD4 de estos linfocitos (células T)[35].

 

Sí, lo ha adivinado, la gp120 también está codificada en la proteína de la espiga del SARS-CoV-2. Sería fácil descartar esto como un rasgo evolutivo compartido por los dos virus de ADN no relacionados que se produjo por casualidad o a través de la selección natural. Pero considere por un momento que el coronavirus del SARS, estrechamente relacionado y responsable del brote que se descubrió en Asia en febrero de 2003, carece de los insertos gp120 y Gag que comparten el VIH-1 y el SARS-CoV-2. O que se presionó a los científicos indios para que retiraran un artículo publicado en un servidor de preimpresión el 31 de enero de 2020, porque hacía esta conexión[36].

Resulta que este tipo de manipulación genética es también exactamente el que se realiza en la investigación de ganancia de función, por ejemplo para facilitar la entrada de un coronavirus manipulado a su huésped. De hecho, es el mismo tipo de ingeniería genética al que se dedican el biólogo molecular e inmunólogo Ralph Baric, y sus colegas de su calaña, durante sus horas de trabajo[37]. El Dr. Baric, tal vez lo recuerden, fue el científico financiado por los NIH que se encontró en el centro de las controversias en torno a la investigación de ganancia de función y la posible manipulación en el laboratorio del SARS-CoV-2 durante la primera parte de la pandemia debido a la larga investigación de su laboratorio sobre los coronavirus manipulados[38].

Dadas las similitudes en algunos de los motivos proteicos de estos dos virus no relacionados, el VIH y el SARS-CoV-2, así como los puntos en común en los correspondientes carbohidratos que cubren sus superficies (de ahí que se les denomine proteínas glicosiladas), resulta interesante que los anticuerpos de reacción cruzada y ampliamente neutralizantes generados por el VIH también puedan unirse a la proteína de espiga glicosilada del SARS-CoV-2[39]. Esto podría sugerir que los individuos seropositivos y asintomáticos podrían incluso estar en ventaja con respecto a sus homólogos no expuestos al VIH si se exponen al SARS-CoV-2 circulante, ya que las células T de reacción cruzada podrían estar listas para el trabajo cuando se enfrenten a las células infectadas por el SARS-CoV-2.

Pero también significa que la presencia de la proteína gp120 en la espiga del SARS-CoV-2 podría ayudar al coronavirus, o a la proteína de la espiga muy similar (pero no molecularmente idéntica) producida tras la inyección de covid-19, a dirigirse a las células T, eliminando así todas las células T CD4 importantes y multifuncionales que tienen la capacidad de diferenciarse en una serie de subtipos diferentes que pueden proporcionar una memoria a largo plazo de antígenos anteriores y eliminar las células infectadas. Esta linfocitopenia de CD4 es, obviamente, uno de los rasgos distintivos de los individuos seropositivos que acaban desarrollando el SIDA.

En la actualidad, está bien reconocido, a partir de estudios observacionales y datos de autopsias, que la reducción de los recuentos de células T CD4 y CD8 (linfopenia) es una característica clave de la enfermedad covídica-19 grave[40]. Sin embargo, un estudio publicado en marzo de 2022 en la revista Transducción de señales y terapia dirigida, del que es coautora Shi Zheng-Li, la llamada "mujer murciélago", científica del Instituto de Virología de Wuhan, demostró que el SARS-CoV-2 se dirige a las células T CD4 y CD8 de forma independiente a su infección a través de los receptores ACE2. Esto puede conducir a una muerte catastrófica de las células T (apoptosis), con un recuento potencialmente nulo de células T en los individuos más gravemente afectados[41].

Por el contrario, se ha demostrado que las personas que experimentan una enfermedad leve y una rápida eliminación del SARS-CoV-2 montan una marcada respuesta de las células T[42], aunque una respuesta inmunitaria innata parcialmente eficaz es un factor que probablemente contribuya a evitar la enfermedad grave o la muerte.  

Una persona que vive con el VIH y que ya tiene comprometida la inmunidad de las células T por cortesía del virus, también se esperaría que no le fuera bien la coinfección repetida con el SARS-CoV2 o la exposición a las inyecciones de covid-19. Un informe de un caso de China, en el que un paciente de 41 años al que se le inyectó la "vacuna" de covid-19 inactivada de Sinopharma, mostró un descenso drástico del recuento de CD4[43]. También es probable que esta alteración de las células T aumente el riesgo de formación de tumores, especialmente entre los individuos con antecedentes de cáncer, un rasgo inquietante que ya está siendo reportado anecdóticamente por los médicos. Lamentablemente, lo que vemos hoy podría ser sólo la punta del iceberg. 

Conclusiones

¿Dónde nos deja esta exploración?

Permítame intentar resumirlo:

  • El SARS-CoV-2 es probablemente una construcción de laboratorio. Existen pruebas irrefutables de que existen fragmentos genéticos altamente funcionales que facilitan la entrada del virus y la focalización en las células T que comparten el VIH-1, la principal variante del VIH que contribuye al sida, y el SARS-CoV-2. El hecho de que el SARS-CoV-2 esté estrechamente relacionado con el SARS (y sin embargo no comparta las secuencias gp120 o Gag que están presentes en el VIH-1 es de especial interés. Aunque no hay pruebas suficientes para demostrar que estas inserciones son definitivamente el resultado de la investigación de ganancia de función, hay amplias pruebas de que estaba en curso en el Instituto de Virología de Wuhan que fue apoyado por los NIH, a pesar de la negación de Anthony Fauci de lo contrario al Congreso[44]. Esto implica una posibilidad razonable de que estas inserciones, como el profesor Montagnier y otros habían imaginado, hayan sido probablemente insertadas deliberadamente y que el SARS-CoV-2 sea, al menos en parte, una construcción de laboratorio.
  • La exposición crónica a las vacunas de covid-19 puede deteriorar la función inmunitaria a lo largo del tiempo. La exposición a sucesivas "vacunas" contra el covid-19 puede causar daños crónicos en la función del sistema inmunitario, especialmente a través de la erosión de la inmunidad innata y la alteración de las respuestas de las células T. Además, pueden inducir la autoinmunidad y aumentar el riesgo de afecciones autoinmunes de nueva aparición, aunque el retraso y la complejidad de estas afecciones hacen que puedan pasar años hasta que se comprenda plenamente el alcance de la perturbación causada. Como ocurre con cualquier desencadenante o toxina ambiental, es la dosis la que hace el veneno, como afirmaba el médico y químico suizo Paracelso hace casi 500 años, por lo que una mayor frecuencia o número de exposiciones a las inyecciones de covid-19 puede inducir una respuesta a la dosis y una mayor perturbación de los procesos inmunitarios.
  •  


    "Aquellos que aún no han visto lo que la naturaleza puede ofrecer cuando nos enfrentamos a amenazas existenciales imprevistas, parecen incapaces de ver el bosque por los árboles. O tienen razones creadas que les hacen persistir en tecnologías fallidas y a menudo perjudiciales para la naturaleza". - Doctor Rob Verkerk

     

  • El VAIDS es una cosa. Hay pruebas emergentes de la existencia de una forma de supresión inmunitaria inducida por la vacuna que podría denominarse VAIDS, aunque los mecanismos pueden ser variables entre individuos y aún no están claros. Entre ellos se encuentra la erosión inmunitaria innata, las alteraciones de las células T y la autoinmunidad, pero también puede haber una focalización específica de las células T CD4 por el inserto gp120 en la proteína de la espiga del SARS-CoV-2. Esto puede ser incluso más preocupante en el caso de las "vacunas" de ARNm covid-19 y de vectores adenovirales que generaron la proteína de la espiga dentro del organismo, que puede quedar expuesta durante semanas, si no meses.
  • Debe tenerse especial precaución con las personas con sistemas inmunitarios comprometidos. Una proporción significativa de las personas que viven con el VIH sufren una supresión de CD4 (linfopenia) y el equilibrio entre riesgo y beneficio debe considerarse cuidadosamente, junto con el consentimiento informado, antes de recomendar las inyecciones de covid-19 para este, u otros grupos de población inmunodeprimidos. Entre los factores a tener en cuenta están la duración de la exposición a la proteína de la espiga en caso de infección adquirida de forma natural frente a la que se produce tras la administración de "vacunas" de covid-19, así como el riesgo que supone la variante circulante cuando se toman las medidas adecuadas. Estas incluyen el uso de protocolos de tratamiento seguros y tempranos (por ejemplo, los desarrollados por la Alianza de Cuidados Críticos de Covid-19 de Primera Línea[45]) como alternativa a las vacunas covid-19 que actualmente hacen poco o nada para detener la transmisión y protegen contra la enfermedad grave o la muerte durante unas pocas semanas como máximo, fomentando la administración crónica con sus consiguientes problemas.      
  • En última instancia, la naturaleza sigue su curso, y es interesante plantear cómo le ha ido a la naturaleza frente a la tecnología humana en forma de "vacunas genéticas" de biología sintética y terapias nuevas para la naturaleza. La tecnología humana ha aportado muy poco a cambio de una inversión y un coste masivos para la sociedad.

    Compárelo con nuestra protección natural contra el SARS-CoV-2, compuesta por nuestros sistemas inmunitarios increíblemente sofisticados cuando están ampliamente dotados de productos de la naturaleza, sean estos alimentos saludables o nutrientes específicos, extractos vegetales o microbianos. Este es el sistema natural de defensa que nos ha traído hasta aquí, y ha estado haciendo todo lo posible para hacer frente y adaptarse al espectro rápidamente cambiante de esta compleja y provocada relación que comenzó hace menos de 3 años.

    Aquellos que aún no han visto lo que la naturaleza puede ofrecer cuando nos enfrentamos a amenazas existenciales imprevistas, parecen incapaces de ver el bosque por los árboles. O tienen razones creadas que les hacen persistir con tecnologías fallidas y a menudo perjudiciales para la naturaleza.

     

    Para más información: busque en las páginas web de la Alianza para la Salud Natural Internacional y del Consejo Mundial de la Salud.

    Referencias

    [1] Pérez, J-C. Origen y evolución del covid-19 sintético de Wuhan. Int J Res, 2020; 8(2): 285-3324.

    [2] Pérez J-C, Montagnier L. Genomas de Covid-19, SARS y coronavirus de murciélagos secuencias homólogas peculiares de ARN. Int J Res. 2020; 8(07): 2394-3629.

    [3] Reddit: https://www.reddit.com/r/censoredreality/comments/srah00/dr_luc_montagnier_the_doctor_who_discovered_the/

    [4] Noticias de la Universidad de Oxford. 'Se descubre una nueva variante del VIH muy virulenta y dañina en los Países Bajos', 4 de febrero de 2022.

    [5] Preguntas y respuestas con Geert Vanden Bossche #1, "Desde el punto de vista inmunológico, los refuerzos y la vacunación masiva son tan perjudiciales como el moho en una pared", 1 de diciembre de 2021.

    [6] Lee J, Choi J, Suh, J-Y. Establecimiento de anticuerpos monoclonales polirreactivos derivados de células B y expresión de coestimuladores por parte de las células B a la estimulación antigénica. J Kor Acad Periodon, 2007; 337: 371-384.

    [7] Verhoeven D. Inmunometabolismo e inmunidad innata en el contexto de la maduración inmunológica y los patógenos respiratorios en los niños pequeños. J Leukoc Biol. 2019; 106(2): 301-308.

    [8] Kostoff RN, Calina D, Kanduc D, et al. ¿Por qué vacunamos a los niños contra el COVID-19? [la corrección publicada aparece en Toxicol Rep. 2021; 8: 1981]. Rep. Toxicol. 2021; 8: 1665-1684.

    [9] Seneff S, Nigh G, Kyriakopoulos AM, et al. Supresión de la inmunidad innata por las vacunas de ARNm del SARS-CoV-2: El papel de los cuadruplexos G, los exosomas y los microARN. Autorea. 21 de enero de 2022. DOI: 10.22541/au.164276411.10570847/v1.

    [10] AmericasFrontlineDoctors.org. 'Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por la Vacuna (VAIDS): 'Deberíamos anticiparnos a ver esta erosión inmunológica más ampliamente', 6 de diciembre de 2021.

    [11] El nuevo orden moral. "La PANDEMIA del 'VAIDS' (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida por la Vacuna)", 23 de noviembre de 2021.

    [12] Comprobación de hechos de Reuters. Fact Check-'VAIDS' no es un síndrome real inducido por la vacuna, dicen los expertos; no hay pruebas de que las vacunas COVID-19 causen inmunodeficiencia. 11 de febrero de 2022

    [13] Euronews. "Desacreditado: Las vacunas COVID-19 no crean variantes del VIH/SIDA", 10 de febrero de 2022

    [14] Noticias AP. "La variante virulenta del VIH tiene décadas de antigüedad y no tiene relación con la vacuna COVID", 7 de febrero de 2022

    [15] Reuters. "Fact Check-COVID-19 vaccines do not cause HIV or AIDS", February 2021

    [16] Hecho completo. "No hay VIH en las vacunas covid-19", 15 de octubre de 2021

    [17] Lacoude, P. "¡No, el SARS-CoV-2 no contiene el código genético del VIH! EuropeanScientist.com, 18 de abril de 2020.

    [18] Tuit de CNews, 17 de abril de 2020

    [19] Recursos de la secuencia del SARS-CoV-2, NIH/Biblioteca Nacional de Medicina.

    [20] Herramienta básica de búsqueda de alineación local

    [21] Seguimiento y panorama de la vacuna COVID-10 de la OMS. Buscada el 15 de marzo de 2022.

    [22] Buchbinder SP, McElrath MJ, Dieffenbach C, Corey L. Uso de vacunas vectorizadas con adenovirus tipo 5: un cuento con moraleja. Lancet. 2020 Oct 31;396(10260):e68-e69.

    [23] Sekaly RP. El estudio fallido de la vacuna contra el VIH de Merck: ¿un paso atrás o un punto de partida para el desarrollo de futuras vacunas? J Exp Med. 2008; 205(1): 7-12.

    [24] Fauci AS, Marovich MA, Dieffenbach CW, Hunter E, Buchbinder SP. Inmunología. Activación inmunitaria con vacunas contra el VIH. Ciencia. 2014; 344(6179): 49-51.

    [26] Patente de Google: Uso de antagonistas de la interacción entre la GP120 del VIH y la integrina α4β7.

    [27] Chan B, Odutayo A, Juni P et al. Riesgo de trombocitopenia trombótica inducida por la vacuna (VITT) tras las vacunas COVID-19 con vector de adenovirus de AstraZeneca/COVISHIELD. Resúmenes científicos de la Mesa Consultiva Científica de COVID-19 de Ontario. 2021; 2. 10.47326/ocsat.2021.02.28.1.0.

    [28] Grupo Asesor Técnico Australiano sobre Inmunización (ATAGI). Actualización del ATAGI tras la reunión semanal del COVID-19 - 18 de agosto de 2021. 2021. [Consultado el 16 de marzo de 2022].

    [29] McLean-Tooke A, Michaela L, French M. La autoinmunidad provocada por la respuesta de las quimiocinas a las vacunas con vectores de adenovirus puede subyacer a la trombocitopenia inmunitaria inducida por la vacuna: una hipótesis. Clin Transl Immunol. 2021; 10(10): e1349.

    [30] Franchini M, Liumbruno GM, Pezzo M. Trombosis inmunitaria asociada a la vacuna COVID-19 y trombocitopenia (VITT): Recomendaciones diagnósticas y terapéuticas para un nuevo síndrome. Eur J Haematol. 2021 Ago;107(2):173-180.

    [31] McShane C, Kiat C, Rigby J, Crosbie Ó. La vacuna COVID-19 de ARNm: ¿un raro desencadenante de la hepatitis autoinmune? J Hepatol. 2021;75(5):1252-1254. doi:10.1016/j.

    [32] Chen Y, Xu Z, Wang P, Li XM, Shuai ZW, Ye DQ, Pan HF. Fenómenos autoinmunes de nueva aparición tras la vacunación contra la COVID-19. Inmunología. 2021 Dic 27. doi: 10.1111/imm.13443.

    [33] Fischer W, Giorgi EE, Chakraborty S, et al. VIH-1 y SARS-CoV-2: Patrones en la evolución de dos patógenos pandémicos. Cell Host Microbe. 2021;29(7):1093-1110.

    [34] Mannar D., Leopold K, Subramaniam S. Los anticuerpos anti-VIH-1 reactivos al glicano se unen a la proteína pico del SARS-CoV-2 pero no bloquean la entrada del virus. Sci Rep, 2011; 11: 12448.

    [35] PDB-101: Recursos educativos que apoyan las exploraciones moleculares a través de la biología y la medicina. Zardecki C, Dutta S, Goodsell DS, et al. (2022) Ciencia de las proteínas 31: 129-140 doi:10.1002/pro.4200. Molécula del mes del VIH - Glicoproteína de la envoltura.

    [36] Pradhan P, Pandey AK, Mishra A, Gupta P, Tripathi PK, Menon MB, et al. Asombrosa similitud de los insertos únicos en la proteína de espiga del 2019-nCoV con la gp120 y la Gag del VIH-1. bioRxiv. 2020 Consultado el 17 de marzo de 2022 (retirado).

    [37] Zheng Y, Shang J, Yang Y, et al. Las proteasas lisosomales son un determinante del tropismo de los coronavirus. J Virol. 2018; 92(24): e01504-18.

    [38] Jacobsen R. ""Nunca creamos un supervirus". Ralph Baric explica la investigación sobre la ganancia de función". 26 de julio de 2021. MIT Technology Review.

    [39] Acharya P, Williams W, Henderson R, et al. Un grupo de glicanos en el ectodominio de la espiga del SARS-CoV-2 es reconocido por los anticuerpos reactivos a los glicanos dimerizados Fab. bioRxiv [Preprint]. 2020 Jun 30:2020.06.30.178897.

    [40] Zhang I, Asquith B, Szydlo R, et al. Linfopenia de células T periféricas en COVID-19: mecanismos potenciales e impacto. Immunotherapy Advances 2021; 1(1): ltab015.

    [41] Shen, XR., Geng, R., Li, Q. et al. Infección de los linfocitos T por el SARS-CoV-2 independiente de la ACE2. Sig Transduct Target Ther 7, 83 (2022).

    [42] Moss, P. La respuesta inmunitaria de las células T contra el SARS-CoV-2. Nat Immunol 2022; 23: 186-193.

    [43] Gong C, Song X, Li X, Lu L, Li T. Cambios inmunológicos tras la vacunación con COVID-19 en un paciente seropositivo. Int J Infect Dis. 2021; 117: 230-232. doi: 10.1016/j.ijid.2021.08.039. Epub ahead of print. PMID: 34419582; PMCID: PMC8373846.

    [44] Crane E. El NIH admite que EE.UU. financió la ganancia de función en Wuhan - a pesar de las negaciones de Fauci. New York Post. 21 de octubre de 2021

    [45] Alianza FLCCC, Protocolos de prevención y tratamiento de Covid-19.

     

                Orgullosamente afiliado a: Enough Movement Coalition socio de: Consejo Mundial de la Salud

    Únase a nuestro seminario web gratuito

    'El qué, el porqué y el cómo del modelo MRB: La mejor solución de gestión de riesgos para los micronutrientes en los complementos alimenticios'

    Martes 11 de octubre de 2022 a las 15:30 horas CET

    Día(s)

    :

    Hora(s)

    :

    Minuto(s)

    :

    Segundo(s)

    EN CORTO

    Introducción a ANH Europa y al equipo de ANH Europa

    Oradores expertos: 

    Dr. Jaap Hanekamp: Profesor Asociado de Química del University College Roosevelt, Middelburg, Países Bajos

    Dr. Robert Verkerk, PhD: Fundador, director ejecutivo y científico de la Alianza para la Salud Natural Internacional; miembro de la junta directiva de ANH Europa